Hasta hace unos años, cuando pensaba en tofu, inmediatamente me venía a la mente una mueca de «meh», ya que por sí solo es un alimento fráncamente insípido. Amado por los vegetarianos y odiado por los más carnívoros, lo cierto es que el tofu es un ingrediente tremendamente interesante, ya no sólo por su aporte de proteína vegetal y sus bajos índices de grasa, sino porque es un producto que se empapa fácilmente de los sabores del resto de los ingredientes.

Este es el caso de esta receta original de cilantroandcitronella, donde nos serviremos de la salsa de soja y el jengibre para transportarnos a Asia y de la naranja para darle un toque fresco al plato.

Región: China, Asia
Servicios: 2
Dificultad: baja
Tiempo de cocinado: 30 min.

Ingredientes

  • 1 cabeza grande de brócoli, cortada
  • Aceite de girasol
  • 400 gramos de tofu extra firme, cortado en cubitos
  • 250 ml zumo de naranja
  • 2 cucharadas de maicena
  • 4 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 cucharada salsa de soja
  • 1 cucharada jengibre, rallado
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 1 cucharadita de piel de naranja rallada
  • 2 cebollinos (cebolla china), picados
  • Semillas de sésamo
  • arroz blanco cocido (para acompañar)

Preparación

Cocina el brócoli al vapor (4 minutos en Lekué al microondas)

Calienta un par de cucharadas de aceite de girasol en una sartén grande a fuego medio-alto y fríe el tofu hasta dorarlo por todos lados.

Disuelve la maicena con 2 cucharadas del zumo de naranja en un bol pequeño y reserva. Combina el zumo de naranja restante, azúcar moreno, salsa de soja y piel de naranja en otro bol y mezcla bien.

Cuando el tofu esté listo, haz un espacio en el medio de la sartén para pochar el jengibre y el ajo. Añade el brócoli y salsa de naranja a la sartén y lleva a ebullición. Añade la mezcla de maicena y remueve constantemente hasta que la salsa esté espesa – uno o dos minutos.

Retira del fuego.

Emplatado

Sirve con arroz blanco y decora con cebollino y semillas de sésamo.