En japonés se denomina jobisai a los platos que se pueden conservar en el refrigerador por varios días. Los jobisai desempeñan un papel importante, ya que en la cocina japonesa se busca lograr un buen equilibrio en macrobiótica, comiendo una variedad de platos acompañados de arroz blanco.

El kinpira es uno de los jbisai más populares y sencillos de preparar. Kinpira es un estilo de cocina japonesa que se podría describir como «saltear con dulce y salado». El más conocido es el Kinpira gobo, su ingrediente principal, el gobo (escrito en japonés 牛蒡 y leído ごぼう), ayuda a purificar la sangre y a aumentar la fuerza y la resistencia. El gobo en España se conoce como bardana, una raíz bastante complicada de conseguir, por lo que elaboraremos otro de los kinpira más populares a base de nabo y zanahoria.

Los nombres de muchos alimentos japoneses están asociados con leyendas y cuentos populares. Kinpira se refiere a la antigua leyenda de un niño con el mismo nombre, hijo del famoso luchador de sumo Kintaro. Kinpira era conocido por su fuerza sobrehumana y resistencia y por su reputación de lucha contra el mal. El nombre Kinpira se utiliza como sinónimo de fuerte o duro.

Región: Japón
Servicios: 1 unidades

Dificultad: baja
Tiempo: 15 min.

Ingredientes

Para el kinpira

  • 150g de nabo
  • 100g de zanahorias
  • 1 guindilla seca
  • Aceite de sésamo
  • Aceite de girasol
  • Sésamo tostado
  • Sésamo negro (opcional)
  • 2 cda. soperas de sake
  • 2 cdas. soperas de caldo happou dashi

Para el caldo happou dashi:

Preparación

Salsa happou

Prepara el caldo happou la noche anterior, siguiendo los pasos que te indico en esta receta.

Prepara los ingredientes del kinpira

Desecha la semilla de la guindilla y pica la baina. Reserva.

Pela el nabo y la zanahoria y corta ambos en juliana, procurando conseguir tiras de un tamaño similar. Reserva.

Saltea

Pon a calentar una sartén con un poquito de aceite de girasol y la guindilla.

Cuando esté caliente, saltea el nabo y la zanahoria.

Cuando la verdura empiece a soltar el agua, añade el sake y la salsa happo dashi.

Saltea con el fuego fuerte hasta que se evapore el caldo.

Añade el aceite de sésamo, muévelo un poco y cocina un poco más.

Espolvorea las semillas de sésamo y sirve.

Disfrútalo con arroz cocido tibio o como guarnición con tu comida diaria o en una fiesta de barbacoa.

Maridaje

Sirve este platillo para acompañado de una cerveza japonesa bien fria y siéntete como en un auténtico izakaya. ¿Mi preferida? La Asahi Dry.