butaniku-no-shougayaki

Vuelvo a la carga con una receta japonesa. Hoy te propongo algo muy habitual en los hogares japoneses, así como en los restaurantes del país nipón: un menú Teishouku (ていしょうく). Teishouku es la palabra japonesa para un conjunto de comida pre-seleccionada set que se sirve en muchos restaurantes japoneses. Por lo general incluye un plato principal, arroz, un plato de acompañamiento y una sopa.

Es en el plato principal donde vamos a poner nuestra gotita hogareña, preparando un Butaniku no Shougayaki (豚肉の生姜焼き), o lo que es lo mismo, carne de cerdo (butaniku 豚肉) marinada para dejarla bien tierna y después cocinada a la plancha (yaki 焼き) con jengibre (shouka 生姜).

La clave de este plato está en el corte de la carne. Pídele a tu carnicero que te corte el cerdo en filetes muy finos y, a ser posible, que lo mace para prensar la carne (suerte con esto; no todos los carniceros acceden)

Región: Asia – Japón
Servicios: 2
Dificultad: Baja
Tiempo de preparación: 30 minutos

Tiempo de macerado: 1 hora (mínimo)

Ingredientes

Ingredientes principales

  • Pierna de cerdo – en filetes finos
  • 3 cebolletas
  • 1/2 raiz de jengibre (4-5 cm)
  • 3 hojas de col
  • 2 tazas de arroz blanco
  • Aceite vegetal

Marinado

  • 1/2 raiz de jengibre (4-5 cm) – rallada
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • 1-2 cucharadas de maicena
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de sake
  • 1 cucharadita de miel
  • pimienta
  • sal (opcional)

Utensilios

  • 1 sartén
  • 1 rallador
  • 1 bolsa de zip (opcional)
  • 1 cuchillo afilado

Preparación

Marinado de la carne

Comienza preparando el marinado, empezando por cortar las verduras y después la carne para que las posibles bacterias de la carne no se traspasen a las verduras.

Corta la cebolla en juliana, esto es, en tiras finas, ralla medio jengibre y machaca el ajo y pélalo. Reserva.

A continuación, corta los filetes de cerdo en filetes aún más pequeños (tamaño bocado) y mételos en un zip, junto con la maicena. Mezcla bien hasta que la carne quede impregnada. Si no dispones de bolsas de zip, puedes mezclar a mano en un bol o plato hondo.

Agrega ahora a la bolsa la cebolla, el jengibre rallado, el ajo y el resto de los ingredientes del marinado. Mezcla de nuevo, extrae el aire de la bolsa zip, ciérrala y déjala reposar en la nevera durante una hora como mínimo (si has mezclado en un plato, tápalo con film transparente). Si el tiempo te lo permite, déjalo más horas para conseguir un sabor más intenso.

Prepara los platos de acompañamiento y el resto de ingredientes y platos

Mientras se marina la carne, prepara un arroz blanco estilo japonés. Te explico cómo hacerlo aquí

Prepara una sopa de miso instantánea o usando una receta un poco más tradicional. Te explico el proceso aquí.

Termina el cocinado

Corta la otra mitad del jengibre en tiras muy finas y el tallo de 3 cebolletas en rodajitas. Reserva.

Corta unas hojas de col en juliana y un tomate pequeño en trozos tamaño bocado. Reserva.

Pon a calentar una sartén con un chorrito de aceite vegetal. Agrega el jengibre y dóralo a fuego bajo durante unos 3 minutos para aromatizar el aceite.

Añade el contenido de la bolsa zip, sube el fuego y saltea removiendo constantemente.

Cuando la carne parezca cocinada, baja el fuego y comprueba el sabor. Apaga el fuego

Emplatado

En un plato, coloca las tiras de col, encima el cerdo y a un lado el tomate con una pizca de sal. Añade la cebolleta como topping del cerdo.

Otra disposición que se ve mucho en los menús teishoku es dividiendo el plato en 3 secciones: col, cerdo y tomate.

Dispón el arroz blanco en un bol, la sopa de miso en otro y usa un platito pequeñito para poner unos poquitos encurtidos, setas shiitake escaldadas o algas wakame (opcional)

Tips

No añadas demasiada sal al marinado de la carne, ya que la salsa de soja de por sí ya es muy salada (algunas son más saladas que otras).

Si la col no te hace gracia, puedes sustituirla por otra verdura fresca que sea más de tu agrado, como la lechuga, aunque perderá un poquito el toque japonés.

Vïdeo

Os dejo un vídeo de Yuyu Nihongo, un simpático profesor de japonés, residente en México, que prepara un delicioso Shougayaki casero